Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

El flujo de caja operativo como indicador de la salud financiera de la empresa

En el ámbito de la contabilidad financiera, el flujo de caja (también denominado “cash flow”) muestra a las empresas cuáles son sus fuentes de ingresos y si se están utilizando o invirtiendo de forma rentable en el desarrollo de su negocio. El flujo de caja operativo es también una métrica muy utilizada para valorar las empresas y conocer su viabilidad comparándolas con empresas de su mismo sector, por lo que se trata de una herramienta fundamental en la gestión empresarial.

Las dudas que pueden surgir en este contexto son: ¿cómo se puede controlar y gestionar el flujo de caja operativo? ¿Es obligatorio informar del estado de los flujos de caja?

La respuesta a la primera pregunta puede llegar a ser abstracta, pues dependerá de las necesidades o características de cada empresa. Sin embargo, el flujo de caja operativo  viene representado por los flujos de efectivo procedentes de la actividad principal de la empresa, por tanto, se trata de un importante indicador de la salud financiera de la compañía y puede ayudar a la toma de decisiones estratégicas. Dicho indicador se obtiene a partir de las siguientes partidas de los estados financieros de la empresa:

El flujo de caja operativo como indicador de la salud financiera de la empresa

 

Las amortizaciones y provisiones se incorporan al cálculo del cash flow operativo porque son partidas que, por su naturaleza, no suponen pagos para la empresa, es decir, no se producen salidas de dinero. En el caso de las amortizaciones, la salida de efectivo se produjo en el momento de adquirir el bien, mientras que, en el caso de las provisiones, las salidas de dinero se producirán en el futuro.

También se consideran en dicho cálculo las cuentas por cobrar y las cuentas por pagar. No obstante, habrá que periodificar la información de estas partidas, ya que si queremos calcular el flujo de caja operativo de un ejercicio en concreto habrá que tener en cuenta aquellos cobros y pagos resultantes de operaciones de ejercicios anteriores, así como aquellos derechos de cobro y/o obligaciones de pago que surgen de operaciones del ejercicio en curso pero que se producirán en ejercicios posteriores.

Como se ha comentado anteriormente, el flujo de caja operativo es fundamental para el funcionamiento de cualquier empresa, pues pueden existir compañías que tengan un buen volumen de ventas y beneficios, pero que no dispongan de liquidez. Con este indicador, se pueden controlar los movimientos de efectivo que se ocasionan durante un determinado período de tiempo, lo que permite a las empresas tomar las decisiones necesarias para aumentar su rentabilidad, así como reducir los costes y gastos innecesarios.

¿Cómo sabemos que el flujo de caja operativo de una empresa se encuentra en unos niveles adecuados? Dependerá de las circunstancias de cada empresa, pero a priori, un cash flow operativo positivo indica que la empresa goza de buena salud financiera y que, por tanto, tengan liquidez suficiente para hacer frente a sus deudas. No obstante, si el cálculo de los flujos de caja operativos diera lugar a un resultado negativo, habría que analizar el momento en el que se encuentra la compañía:

  • Puede que se encuentre en una etapa de crecimiento y que esté llevando a cabo grandes inversiones en activos fijos, por lo que, en el corto plazo, la operativa comercial normal de la empresa no genera suficiente efectivo para hacer frente a los elevados gastos de inversión que ha acometido.
  • Algunas empresas pueden tener ciclos de producción demasiado largos o tener períodos medios de cobro demasiado elevados, así como retrasos en los mismos.
  • Por último, las empresas también pueden estar experimentando problemas de rentabilidad porque sus gastos operativos han aumentado significativamente respecto a los ingresos que obtiene habitualmente.

El flujo de caja operativo como indicador de la salud financiera de la empresa

Además del flujo de caja operativo, el Plan General Contable distingue otros dos tipos de flujos de efectivo según su procedencia:

  • Flujos de efectivo procedentes de actividades de inversión: mide la diferencia entre las entradas y salidas de efectivo procedentes de inversiones en activos fijos e instrumentos financieros. Se utiliza principalmente en empresas que invierten en distintos proyectos y permite evaluar si son rentables o no, es decir, permite a la compañía decidir si vuelve a invertir en un mismo proyecto o si debe invertir en uno distinto.
  • Flujos de efectivo procedentes de actividades de financiación: representa el efectivo recibido por la emisión de acciones y/o deuda menos las salidas de efectivo por pagos de dividendos y readquisición de deuda.

En cuanto a la segunda pregunta, referida a la obligatoriedad o no de informar del estado de los flujos de efectivo, existe un documento contable (estado financiero) que forma parte de las cuentas anuales que recibe el nombre de Estado de Flujos de Efectivo.

En este Estado Financiero se recogen los 3 flujos de efectivo mencionados anteriormente y su presentación no es obligatoria en las cuentas anuales cuando se pueda presentar el balance abreviado (es decir, cuando se trata de PYMES). Por tanto, la elaboración del Estado de Flujos de Efectivo es voluntaria y no obligatoria siempre que se cumplan durante 2 años consecutivos dos de los tres requisitos siguientes:

  1. El total del Activo no llega a sumar 4 millones de euros.
  2. El importe neto de la cifra de negocio no es superior a 8 millones de euros.
  3. El promedio anual de trabajadores es inferior a 50.

Si no se reúnen estos requisitos durante dos años consecutivos, la empresa pierde la posibilidad de presentar el Balance Abreviado y estará obligada a presentar el Estado de Flujos de Efectivo.

En conclusión, aunque las PYMES no estén obligadas a presentarlo es muy recomendable tener en cuenta los flujos de efectivo, ya que nos muestran información esencial de la compañía para realizar una buena toma de decisiones de cara al futuro.

ESCRITO POR:

Consultor de Ext. de Procesos Financieros de Atisa

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Completa el formulario para recibir el número 214 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 213 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 212 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 205 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 206 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 208 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 207 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 211 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 210 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 209 de la revista digital Bae en tu correo:
Rellena el formulario para suscribirte y recibir el último número de la revista digital Bae en tu correo: