Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Fundamentos para una gobernanza responsable en 2024

Si bien es innegable que la conciencia medioambiental ocupa un lugar destacado en la agenda de las organizaciones, es crucial reconocer que existen otras cuestiones igualmente importantes que merecen atención y acción. Temas como la gobernanza responsable y ética, equidad de género, la diversidad e inclusión y el bienestar de los trabajadores son fundamentales para construir organizaciones verdaderamente sostenibles.

Las empresas se encuentran bajo una creciente presión para operar de manera transparente, ética y responsable. La gobernanza empresarial, que abarca la estructura y los procesos de toma de decisiones dentro de una organización, se ha convertido en un pilar fundamental para garantizar la integridad y la eficacia en todas las áreas de la empresa.

La reputación corporativa, en particular, ha emergido como un activo crítico en un mundo donde la confianza del consumidor y la percepción pública pueden tener un impacto significativo en el éxito o fracaso de una empresa.

No solo queda demostrado que las empresas que proyectan una imagen de integridad y responsabilidad atraen a clientes leales y talento de calidad, sino que además reducen los riesgos de incumplimiento legal y consiguen acceder a nuevas y mejores oportunidades de negocio.

Indudablemente, la ética empresarial ha adquirido una importancia sin precedentes en un entorno donde la corrupción, el soborno y las prácticas anticompetitivas son cada vez más condenadas por la sociedad y sancionadas por las autoridades regulatorias. Por ese motivo, las empresas que adoptan los más altos estándares de conducta no sólo cumplen con sus obligaciones legales, sino que también fortalecen su posición competitiva y su legitimidad en el mercado.

La integración de nuevas tecnologías inteligentes en las empresas también plantea desafíos éticos en relación a la privacidad, la seguridad y la equidad en el uso de estas herramientas. Por tanto, las organizaciones deben encontrar el equilibrio entre la automatización de procesos de negocio, la protección de los derechos del consumidor y la dignidad de las personas trabajadoras.

Más allá de cuestiones estrictamente normativas, las empresas necesitan tomar otra serie de medidas para adecuarse a los estándares éticos actuales.

En lo que respecta a la estructura del gobierno corporativo, es fundamental asegurar una composición diversa y equilibrada que represente los intereses de todos los stakeholders. La compensación y los sistemas de incentivos deben estar alineados con los objetivos a largo plazo de la empresa y fomentar un comportamiento ético y responsable por parte de los consejeros y directivos.

En el corazón de una gobernanza empresarial sólida y ética se encuentran las políticas internas que rigen la gestión de empleados y los procesos de contratación. Estas políticas no solo definen las normas y expectativas de comportamiento dentro de la organización, sino que también son fundamentales para fomentar una cultura empresarial basada en la integridad, la igualdad y el respeto.

En primer lugar, los procesos de contratación deben ser transparentes, imparciales y basados en el mérito, para garantizar que se seleccione a las personas más cualificadas y adecuadas para el puesto, sin discriminación de ningún tipo.

Además, es imperativo que las empresas fomenten un entorno inclusivo donde se valoren y respeten las diferencias individuales, y donde todas las personas tengan igualdad de oportunidades para crecer y prosperar profesionalmente. Las empresas que valoran y fomentan la diversidad y la inclusión no solo atraen y fidelizan talento, sino que también se benefician de perspectivas más amplias y soluciones más innovadoras.

Asimismo, las políticas internas relacionadas con la capacitación y el desarrollo profesional son esenciales para garantizar que las personas trabajadoras tengan las habilidades y el conocimiento necesarios para desempeñarse eficazmente en sus roles y contribuir al éxito de la organización.

En esta misma línea, es importante establecer directrices sobre el uso adecuado de recursos de la empresa, la prevención de conflictos de interés y el respeto a la confidencialidad de la información empresarial, entre otras muchas cuestiones. Estas políticas internas proporcionan claridad sobre las expectativas de comportamiento, promueven el cumplimiento legal y ético, previenen conflictos y fomentan la diversidad e inclusión, además de proteger la reputación de la marca.

En conclusión, la sostenibilidad debe ser considerada en todas sus dimensiones, ya sea la financiera, la social y la medioambiental, y debe ser una prioridad para cualquier empresa comprometida. Las organizaciones tenemos la responsabilidad de asumir nuestro papel como agentes del cambio y abrazar estas buenas prácticas de gobierno. Cada acción cuenta en la construcción de un futuro próspero tanto para la sociedad como para las empresas.

ESCRITO POR:

Director general de Atisa y Selier Abogados

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Rellena el formulario para suscribirte y recibir el último número de la revista digital Bae en tu correo: