Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Los bonsáis y lo de la experiencia del empleado

Mientras los árboles se crían en la naturaleza recibiendo sus beneficios y desarrollándose por sus ventajas naturales en ella, el propio significado de la palabra bonsái, cultivar en bandeja, siendo la mano humana fundamental, es en lo cual existe una similitud con lo que hacemos en las empresas, donde las personas responden dentro de un propio ecosistema cerrado con el fin de sumar en la estrategia empresarial.

Cuando te adentras dentro del mundo del bonsái, y bien lo saben todos aquellos que practican este “arte”, hay un concepto que se repite mucho “observar cómo se expresa tu árbol”, y esa observación es en lo que se basa como principio la experiencia del empleado (denominada EX por sus siglas en inglés), un sistema que permita conocer la percepción que las personas de una organización tienen de ella. En palabras de Kunio Kobayashi, uno de los maestros del bonsái contemporáneos más reconocidos en el mundo,

“Los bonsáis hay que conocerlos prestando mucha atención”

cuestión en la que se basa la transformación inicial necesaria que se ha ido realizando en la EX, que es sistematizar y crear estructuras que de una forma estándar nos permita conocer que estamos ofreciendo una experiencia similar a todas las personas de nuestra organización. Obviamente, esta evolución se ha visto beneficiada por los avances tecnológicos de la que se ha nutrido la gestión de personas, y la rapidez del acceso al dato, por lo que al igual que un bonsaista necesita herramientas adecuadas de cultivo, la EX será más eficiente si disponemos de los medios y sistemas adecuados para ejercerla, y, por tanto, deberá ir de la mano de conceptos propios del people analytics.

Los bonsáis y lo de la experiencia del empleado

Igual que cuando se emprende con un bonsái, se define y tiene clara un objetivo, la forma y tamaño que va a tener, y esto es lo que regirá gran parte de los cuidados que le practicamos. En esto, es importante, tener claro que en la gestión del capital humano ponemos en el centro a la persona, para en realidad poner en el centro al negocio, y por tanto la EX debe responder a la estrategia de la compañía, para mi es importante que la base de las medidas y formas de análisis que tomemos tengan en consideración los valores y misión de la compañía, si a un bonsái le aprovechamos la forma original y natural, éste tendrá una mayor simplicidad de adaptación y belleza natural, pues en las organizaciones obtendremos aplicándolo algo más natural dentro de su propio ecosistema, lo que favorecerá la confianza de las medidas y la comunicación de las mismas.

Podríamos decir (o creer) que todos los bonsáis tienen un ciclo de cuidados similares, un mantenimiento básico, riego, abono y poda o pinzado, al igual que en la gestión de personas tenemos muy superado el concepto básico de la pirámide de Maslow (necesidades fisiológicas, seguridad, afiliación, reconocimiento y autorrealización). Si en lo primero sabemos que podríamos obtener una supervivencia de un árbol, pero que obtendríamos un mejor resultado y una seguridad si atendemos por ejemplo a su tipología, no es lo mismo un frutal que una conífera, en lo segundo estamos igual cumplimos con el ciclo que necesita una persona, pero si aplicamos la segmentación de las personas es posible que nos encontremos que la primera fase de la EX de estandarización se nos quede corto para obtener esa gran WOW que queremos producir siempre en nuestros colaboradores.

Y es aquí, como un gran bonsaista atiende cada árbol y su historia, como nosotros debemos aplicar las siguientes fases de la EX, la estandarización y la individualización o personalización.

Los bonsáis y lo de la experiencia del empleado

Igual que sabemos de forma general que tipos de abonos o necesidades de riego tiene un frutal, podremos en la metodología de estandarizar, abordar diferentes públicos objetivos dando respuesta a sus necesidades, algo que hace necesario trabajes con modelos de “empleado tipo”, buscando obtener respuestas similares.

Sin embargo, cada bonsái es único y responde de diferentes formas, y de la misma manera cada persona es única, y es con lo que afrontaríamos la tercera fase, la personalización o la individualización. Hoy pedimos cada vez más respuestas personalizadas, efecto de los cambios sociales que vivimos, y por tanto debemos aplicar desde el análisis la capacidad de atender al impacto individual para dar respuestas individuales, este es el reto actual, algo que especialmente viene destinado a tener el mayor impacto en los procesos de desarrollo de la gestión de personas, y que se está viendo reflejado en cuestiones como la formación estilo Netflix.

Si el arte del bonsái se dirige a poder tener un árbol con esplendor en el tiempo, las organizaciones buscan el compromiso y motivación de aquellas personas que las componen como propuesta de valor, y aplicar una buena estrategia de EX puede favorecer alcanzar un mayor éxito en ello, y al mismo tiempo en la transmisión que se da al exterior, alcanzando un alto nivel de marca empleadora.

Los bonsáis y lo de la experiencia del empleado

En el libro The Employee Experience Advantage (La ventaja de la experiencia del empleado), de Jacob Morgan, muestra como las organizaciones que invierten en EX son más rentables como las que no, y que tiene una mayor importancia en un mundo donde el salario ya no es la principal motivación de los empleados, se convierte en la ventaja competitiva, y, estoy de acuerdo, porque ciertamente saber responder adecuadamente qué necesitan las personas que forman una organización, como poder empoderarlos, motivarlos, al final es tener la respuesta a cómo tener un negocio más competitivo.

Por eso, no dejes de ser buen bonsaista, observa, analiza, escucha y ejecuta las medidas adecuadas para alcanzar el mejor rendimiento en el tiempo, céntrate en conocer cómo impactar positivamente en todos los momentos que la organización tiene contacto con las personas, obtén un entorno productivo y positivo. ¡Ve crecer tu árbol, con tus técnicas, y ve cómo el resto anhelan obtenerlo!

ESCRITO POR:

Director de Capital Humano y Desarrollo de Personas de Atisa y Selier Abogados

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Completa el formulario para recibir el número 214 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 213 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 212 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 205 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 206 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 208 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 207 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 211 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 210 de la revista digital Bae en tu correo:
Completa el formulario para recibir el número 209 de la revista digital Bae en tu correo:
Rellena el formulario para suscribirte y recibir el último número de la revista digital Bae en tu correo: